estrella-and-text-disabeldestrella-and-textestrella-and-text
estrella-and-text

Restaurantes, bares y cafés

Las opciones para cenar en Buenos Aires son infinitas. La ciudad ofrece cocina de nivel internacional en restaurantes argentinos e internacionales de gran calidad. Ésta es una ciudad que se toma la cena muy en serio y estas comidas pueden durar un par de horas. Nunca se cena antes de las 9 de la noche. La comida más especial y, a la vez, plato típico es el asado, una parrillada con carnes de excelente calidad. La carne vacuna es preponderante en cualquiera de sus muchos formatos: bife de chorizo, costillas, lomo, relleno de empanadas, etc. Los restaurantes y bares más modernos están en Palermo Hollywood y en Palermo Soho, donde se conjugan refinados menús con un ambiente bohemio. Los múltiples bares y restaurantes alrededor de Plaza Cortázar, frecuentemente referida como Plaza Serrano, son muy populares tanto entre turistas como entre locales. En Puerto Madero usted puede disfrutar de excelentes restaurantes junto a una vista espectacular. En el mapa turístico, por muchos años ya, Recoleta y San Telmo son famosos, sobre todo, por sus tradicionales restaurantes y cafés.

Un creciente número de restaurantes vegetarianos y de tiendas de alimentos orgánicos han abierto sus puertas en los últimos años y tienen cada vez más adeptos y clientes fieles. Por supuesto, platos italianos, como los gnocchi -o ñoquis en español-  y todo tipo de pastas, se encuentran en abundancia. Merece una mención especial el exquisito helado argentino que hace sentir –una vez más- las influencias italianas.

Los vinos locales, especialmente los tintos, conjugan excelente calidad y precio muy razonable. El mate, la bebida tradicional del gaucho, es muy popular entre los porteños. El dulce nacional es el dulce de leche, especie de jalea a base de leche y azúcar y la golosina principal son los alfajores – hechos con dulce de leche, una masa dulce y chocolate.

Los argentinos están siempre de ánimo para un café y, en particular, disfrutan de tomarse un ratito para un café con leche con medialunas acompañado por un diario o para hablar de política “mientras dura un cortado”. Muchos cafés han sido testigos de importantes momentos culturales y políticos del país y forman una parte importante de su legado cultural. Por su arquitectura muy característica o por la historia que ha tenido lugar en ellos, muchos han sido nombrados cafés notables (protegidos por ley) y todavía recuerdan los gloriosos días de Buenos Aires. Como alternativa, usted puede disfrutar del ritmo pausado en alguno de los cafés recomendados por el New York Times.

 
Únase y síganos